Blogia
kiko.Cuba

Violentas represiones a estudiantes en Chile recuerdan dictadura de Pinochet

Violentas represiones a estudiantes en Chile recuerdan dictadura de Pinochet
  • Han sido las jornadas de protestas más intensas y de mayor violencia policial.
  • Cerca de 900 detenidos y un centenar de heridos.
  • Santiago de Chile tuvo escenas que replicaban el facismo de la era Pinochet
  • Ollas y sartenes sonaron en respaldo a los estudiantes en reconocidas zonas de la capital.

 Chile vivió el jueves 4 la jornada de protestas más intensas desde que se instauró la democracia hace más de dos décadas.

La televisión local mostraba imágenes de decenas de miles de personas en las calles de mientras los carabineros y militares reprimían con violencia la movilización.

Las protestas de estudiantiles en Chile dejaron un saldo de 874 detenidos y 90  heridos como consecuencias de la batalla campal que se desató en el centro de Santiago y en otras ciudades de Chile.

   El centro de Santiago fue escenario de cruentas confrontaciones entre manifestantes y uniformados que a muchos hicieron recordar episodios violentos y represivos ocurridos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

   Al enfurecimiento de los estudiantes y profesores se sumó el descontento de miles cde chilenos que protagonizaron en la capital un gran "cacerolazo" contra el Gobierno de Sebastián Piñera, un hecho inédito en 20 años de democracia.

Ollas y sartenes sonaron en respaldo a los estudiantes en reconocidas zonas de la capital chilena como la Plaza Italia y la Plaza Brasil.

Medios locales informaron de pequeñas concentraciones en algunas esquinas de zonas residenciales que contaron con el apoyo de conductores que hicieron sonar las bocinas de sus coches.

   La convocatoria a tomar las calles se realizó a través de las redes sociales, como Twitter, y mensajes de texto al móvil. La acogida fue mayor a la esperada, aunque algunos funcionarios del gobierno trataron de minimizarlo diciendo que esta marcha de estudiantes no tuvo el mismo éxito que las anteriores.

   Los hechos de violencia comenzaron el jueves por la mañana cuando estudiantes de secundaria intentaron realizar una marcha en Santiago, la cual había sido prohibida por el Ministerio del Interior. Horas más tarde miembros de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y el Colegio de Profesores tomaron las calles, pese a no haber sido autorizados.

   El Gobierno de Piñera se había negado a dar el visto bueno a estas manifestaciones debido a los daños que habrían ocasionado las tres marchas anteriores que estos sectores realizaron en las últimas semanas y que reunieron a unas 80.000 personas.

ULTIMÁTUM

   La Confech dio el jueves un ultimátum a Piñera para que presente una nueva propuesta que responda a sus demandas. Esta sería entonces la tercera que tendría que diseñar el gobierno desde que comenzó la crisis hace un par de meses.

   "Invitamos al gobierno a dar respuestas serias, concretas y coherentes con nuestras demandas históricas. Para esto, el Ejecutivo tiene un plazo de seis días, a partir de esta jornada (del jueves) de movilizaciones y protesta nacional", anunció Patricio Contreras, en nombre de la confederación.

  A comienzos de julio, Piñera anunció la creación de un fondo de 4.000 millones de dólares (2.797 millones de euros) en el marco de lo que él mismo denominó "un Gran Acuerdo Nacional por la Educación" (el acuerdo GANE), cuyos principales objetivos son mejorar la calidad, acceso y financiación de la educación superior.

   Pero la propuesta no convenció a los estudiantes, que exigen al Estado aumentar los recursos para la educación, abaratar los precios del transporte público para ese sector, mejorar las condiciones de los créditos que deben pagar los universitarios para financiar sus carreras, reducir las desigualdades en las escuelas públicas y no promover la privatización del sector.(Agencias)

0 comentarios