Blogia
kiko.Cuba

La amenaza de nuestra especie

Catástrofe sanitaria en Haití: Cuba anuncia llegada de nuevo grupo de asistencia.

Catástrofe sanitaria en Haití: Cuba anuncia llegada de nuevo grupo de asistencia. • Aumenta vertiginosamente la cifra de muertos
• Pésimas condiciones sanitarias requieren más ayuda mundial.
• Un epidemia de la edad media en pleno siglo XXI
• El Papa pide al mundo ayuda y la ONU reclama 164 millones de dólares para apoyo a la población caribeña.


Un nuevo grupo de especialistas sanitarios entre los cuales están enfermeros, médicos epidemiólogos y egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina llegaron a Haití, para apoyar al personal de salud cubano que se encuentra en la nación caribeña desde el azote del terremoto, y apoyarlo en el enfrentamiento a la epidemia de cólera, que ya causó casi 800 muertos en ese país caribeño.


El número de personas muertas por el cólera llegó a 917, informó el ministerio de Sanidad en Puerto Príncipe, subrayando que desde el viernes hasta este domingo murieron 121 personas.

Israel no atacará primero

Israel no atacará primero

NO A LA GUERRA

Los ex oficiales CIA Phil Giraldi y Larry Johnson; W. Patrick Lang, de las Fuerzas Especiales de la Agencia de Inteligencia de la Defensa; Ray McGovern, de la Agencia de Inteligencia de la Armada y de la CIA, y otros ex altos oficiales con largos años de servicio, tienen razón cuando advierten a Obama que el Primer Ministro de Israel tiene proyectado un ataque sorpresa con la idea de obligar a Estados Unidos a la guerra contra Irán.

 Pero con la Resolución 1929 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Israel logró que Estados Unidos se comprometiera a ser el primero en atacar.

Después de eso, Netanyahu no se atrevería a ser el primero en hacerlo, ya que una acción de este tipo lo enfrentaría a todas las potencias nucleares y él no es estúpido.

Entre todos los enemigos de Irán han creado una situación absurda. A Obama no le quedaría otra alternativa que ordenar la muerte de cientos de millones de personas inocentes, y los tripulantes de sus naves de guerra en las proximidades de Irán serían de los primeros en morir y él no es un asesino.

 Es lo que pienso sin temor a estar equivocado.

 Lo peor que puede ocurrir es que alguien cometiera un error funesto que precipitara los acontecimientos antes de que venza el plazo del Consejo de Seguridad para inspeccionar el primer mercante iraní.

Pero no hay razón para ser tan pesimista.(Fidel Castro)

El peligro que pende sobre la humanidad

El peligro que pende sobre la humanidad

“Los Estados Unidos no juegan limpio y no dicen ninguna verdad”, afirmó Fidel Castro en la Mesa Redonda especial que transmitió la Televisión Cubana en la tarde del este lunes 12.

Fidel hizo un exhaustivo análisis de la situación en el Medio Oriente, en particular de la crisis provocada por Estados Unidos e Israel en su política de hostigamiento a Irán, además de evaluar el arsenal nuclear que disponen las grandes potencias internacionales y el hundimiento del Cheonan, que fuera buque insignia de la Armada Surcoreana, acción que fue imputada a Corea del Norte.

Al reiterar el peligro de guerra con el empleo del arma nuclear que había venido alertando en sus Reflexiones, ofreció una enorme gama de argumentos y comentó opiniones de analistas políticos que han venido siguiendo los últimos acontecimientos en el Oriente Medio.

En la Mesa Redonda en la que, además del director del programa televisivo Randy Alonso, se encontraban el historiador Rolando Rodríguez, Osvaldo Martínez, director del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, y el doctor Carlos Gutiérrez, director del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), Fidel analizó el enorme arsenal de guerra que disponen las principales potencias mundial, encabezadas por Estados Unidos: “es demencial la cifra de ojivas estratégicas”, aseguró.

Los datos del Instituto de Investigaciones para la Paz de Estocolmo (SIPRI), dijo Fidel, no dejan ninguna duda del peligro que pende sobre la humanidad.  El gasto militar total de los Estados Unidos en el 2009 fue de 1 531 mil millones de dólares, lo que significa un incremento del 49 por ciento con respecto al del año 2000.

No es difícil imaginar lo que ocurría si se emplea al menos una parte de ese arsenal, y “en el Congreso (de Estados Unidos) hay posiciones todavía más agresivas que las del Presidente”, añadió el líder de la Revolución.

Los gastos militares de EEUU no han dejado de crecer. Fidel comentó que el presupuesto de la Defensa de ese país pasó de 316 mil millones en el 2001 a 565 mil millones en el 2010, para un incremento de 2,16 veces.

“Estados Unidos sólo gasta más que todos los países juntos”, dijo. Tiene 2002 ojivas estratégicas, y no estratégicas, 500. Han desplegado 2702, mientras Rusia tiene 2787 estratégicas, y  2047, no estratégicas. Entre los dos, tienen casi 7 000 ojivas estratégicas. Es demencial esta cifra.”

COINCIDO EN EL RIESGO DE UNA GUERRA

Ante un comentario de Randy sobre el riesgo de que pueda producirse una guerra en el Medio Oriente, Fidel aseguró: “coincido plenamente con el riesgo inminente de una guerra”, y añadió: “Yo comencé a escribir sobre este tema después de la acusación contra Corea del Norte, a la que imputaban el hundimiento del barco surcoreano muy sofisticado, uno de los más modernos con que cuenta la industria norteamericana, que usa metales especiales, artículos que no le venden a Corea del Norte”.

Ironizó sobre la acusación contra Corea del Norte, a la que culpan de usar un viejo torpedo de los años 50. “¡Figúrate tú, un viejo torpedo contra ese barco sofisticado!”, comentó.

Aseguró que un analista norteamericano dio una explicación lógica: “Corea del Sur estaban haciendo una maniobra con su aliado, Estados Unidos. Lo duro que tiene este hecho, lo que le cuesta mucho trabajo admitir a EEUU, es que fueron ellos los que hundieron el buque sofisticado de Corea del Sur. Murieron 46 hombres… Una embarcación así solo podría ser volada con una mina. Y fue lo que hicieron.”

Fidel dijo estar convencido de que si esta situación con Corea se iba entonces de las manos, la situación habría sido dramática, y recordó la frase que utilizaron los coreanos: “habrá un mar de fuego, de llamas”. Reconoció que “eso era lo que pensaba inicialmente, que el problema se iba a desatar por ahí, porque no estaba todavía la resolución (del Consejo de Seguridad) sobre Irán”.

Cuando esta se aprueba, “se hizo evidente que primero se desataría el conflicto en Irán, y después en Corea. Lo más atentos que deben estar de lo que pase en Irán son los de Corea del Norte.”

LA MÁS SERIA CRISIS DE OBAMA

Fidel comentó las recientes declaraciones del politólogo norteamericano Noam Chomsky, quien aseguró que la posición de Estados Unidos frente Irán, “es la más seria crisis de política exterior que enfrenta la administración de Obama”.

“Irán es la gran manzana de la discordia”, aseguró Fidel, “porque es seguro que no lo podrán inspeccionar. Hace 31 años, cuando desataron la guerra química contra la Revolución del Ayatola Jomeini, que sin armas derrumbó al Sha de Irán. No tenían ejército, tenían a los Guardianes de la Revolución”.

Fidel añadió que “Ahmadineyad no es un improvisado -podrá estarse o no de acuerdo con él-, pero no es un improvisado.  Hacer un cálculo sobre la base de que van a salir corriendo a pedirle perdón a los yanquis es absurdo”.

Argumentó que los iraníes “llevan 30 años preparándose, con un desarrollo industrial, adquiriendo aviones, radares, armas antiaéreas…  Los rusos se comprometieron a suministrarle el (misil) S-300, pero van a paso lento y no se lo han entregado. Todos los aviones que han podido comprar, lo compraron. Tienen armas rusas. Solamente de lanzaderas de cohetes tienen cientos. El Ejército tiene también sus fuerzas, de aire, mar y tierra. La Marina, tiene también fuerza de aire, mar y tierra. Soldados, solo los Guardianes de la Revolución, tienen más de un millón. Están entrenando a todas las personas, mayores de 12 años y menores de 60. Y son 20 millones de musulmanes chiítas. ¿Quién va a simpatizar con ese enemigo que lo quiere destruir todo y lo declara, además?”

Fidel aseguró que entre que todas las potencias nucleares, suman unas 20 000 armas nucleares, y es risible el pretexto que han utilizado contra Irán: “Es risible este problema creado, y todas las resoluciones (del Consejo de Seguridad de la ONU). El riesgo es que Irán desarrolle o fabrique dos artefactos nucleares dentro de dos o tres años. ¿Dónde está la lógica? Todo este gran problema, es por esto.”

A juicio del Comandante en Jefe, la verdadera causa es “el control, la influencia que tiene el Estado Israel sobre Estados Unidos. Un país que en unos pocos años se ha convertido en potencia nuclear”.

Afirmó que Cuba conoce muy bien la experiencia nuclear: “Nosotros hemos tenido riesgo de que nos atacaran. Cuando el gobierno de Reagan, hicieron una prueba nuclear en el mar.  En un barco. Le adivinamos aquello, porque teníamos las tropas viajando a Namibia.”

A través de Israel, “le entregaron  a los sudafricanos como 14 artefactos nucleares, más poderosos que los que lanzaron en Hiroshima y Nagasaki. No es nueva esta circunstancia. Nosotros teníamos allí (Angola) como 60 000 hombres avanzando. Y ya veníamos de vivir el riesgo de una experiencia nuclear”.

Recordó el momento en que los soviéticos instalaron sus proyectiles nucleares en Cuba, “que desde luego a nosotros no nos gustaba, porque cuando hicimos esta Revolución, no estábamos contando con ninguna alianza de la URSS”. Esa alianza “nos vino muy bien, porque cuando (los EEUU) nos quitaron el petróleo, (la URSS) nos lo entregó. No estamos hablando sin haber vivido una experiencia: la vivimos en el 62 y en el 70 y tanto, en una misión internacionalista. Y tomamos todas las medidas:  avanzar y meterse bajo tierra. No podíamos esperar por una casualidad. Se comprobó todo. Ni siquiera Mandela sabe qué hicieron con esas armas nucleares. Se lo pregunté: ‘No se sabe’, dijo. Se las llevaron. Nunca han actuado limpio”.

“¿Se puede estar jugado con eso?”, añadió. “Si tu hablas de la hipótesis, no vas a convencer a nadie. No hay que dramatizar, porque los hechos en sí son dramáticos,” sentenció.

EL IMPERIO Y LA DROGA

EL IMPERIO Y LA DROGA

 

Hay que pedirle a la gran potencia apoyada en casi mil bases militares y siete flotas acompañadas de portaaviones nucleares y miles de aviones de combate con las cuales tiraniza al mundo, que nos explique cómo va a resolver el problema de las drogas.

 

Cuando fui detenido en México por la Policía Federal de Seguridad, a la que por puro azar se le hicieron sospechosos algunos movimientos nuestros, a pesar de que los hacíamos con el máximo de cuidado para evitar el zarpazo de la mano asesina de Batista ­―como hizo Machado en México cuando el 10 de enero de 1929 sus agentes asesinaron a Julio Antonio Mella en la capital de ese país―, aquella pensó que se trataba de una de las organizaciones de contrabandistas que actuaban ilegalmente en la frontera de ese país pobre, en sus intercambios comerciales con la poderosa potencia vecina, industrializada y rica.

No existía prácticamente en México el problema de la droga que se desató más tarde de forma abrumadora con su enorme carga de daños no sólo en ese país, sino también en el resto del continente.

Los países de Centro y Suramérica invierten incontables energías en la lucha contra la invasión del cultivo de la hoja de coca, dedicada a la producción de cocaína, una sustancia que se obtiene a través de componentes químicos muy agresivos y resulta tan dañina a la salud y a la mente humana.

Los gobiernos revolucionarios como los de la República Bolivariana de Venezuela y Bolivia se esfuerzan especialmente para frenar su avance, como lo hizo oportunamente Cuba.

Evo Morales hacía ya rato había proclamado el derecho de su pueblo a consumir té de coca, una excelente infusión tradicional de la milenaria cultura aymara-quechua. Prohibírsela es como decirles a los ingleses que no consuman el té, una sana costumbre importada por el Reino Unido desde el Asia, conquistada y colonizada por éste durante cientos de años.

“Coca no es cocaína”, fue la consigna de Evo.

Es curioso que el opio, sustancia que se extrae de la amapola lo mismo que la morfina, fruto de la conquista y el coloniaje extranjero en países como Afganistán, y que es sumamente dañino consumido directamente, fuera utilizado por los colonialistas ingleses como moneda que otro país de milenaria cultura, como China, debía aceptar a la fuerza en forma de pago por los sofisticados productos que Europa recibía de China y hasta entonces pagaba con monedas de plata. Suele citarse como ejemplo de aquella injusticia en las primeras décadas del siglo XIX que “un obrero chino que se volvía adicto gastaba dos tercios de su sueldo en opio y dejaba a su familia en la miseria”.

En el año 1839 el opio ya estaba al alcance de los obreros y campesinos chinos. La Reina Victoria I, del Reino Unido, impuso ese mismo año la Primera Guerra del Opio.

Comerciantes ingleses y norteamericanos con fuerte apoyo de la Corona inglesa, vieron la posibilidad de importantes intercambios y ganancias. Para esa fecha muchas de las grandes fortunas de Estados Unidos fueron basadas en aquel narcotráfico.

Hay que pedirle a la gran potencia apoyada en casi mil bases militares y siete flotas acompañadas de portaaviones nucleares y miles de aviones de combate con las cuales tiraniza al mundo, que nos explique cómo va a resolver el problema de las drogas. (Fidel Castro Ruz)

 

 

EL DERECHO DE LA HUMANIDAD A EXISTIR

EL DERECHO DE LA HUMANIDAD A EXISTIR

Por Fidel Castro Ruz

El cambio climático está causando ya considerable daño y cientos de millones de pobres están sufriendo las consecuencias.

Los centros de investigaciones más avanzados aseguran que queda muy poco tiempo para evitar una catástrofe irreversible.

James Hansen, del Instituto Goddard de la NASA, asegura que un nivel de 350 partes del dióxido de carbono por millón es todavía tolerable; hoy sobrepasa sin embargo la cifra de 390 y se incrementa a ritmo de 2 partes por millón cada año, rebasando los niveles de hace 600 mil años. Las últimas dos décadas han sido, cada una de ellas, las más calurosas desde que se tienen noticias del registro. El mencionado gas aumentó 80 partes por millón en los últimos 150 años.

El hielo del Mar Ártico, la enorme capa de dos kilómetros de espesor que cubre Groenlandia, los glaciares de América del Sur que nutren sus fuentes principales de agua dulce, el volumen colosal que cubre la Antártida, la capa que resta del Kilimanjaro, los hielos que cubren el Himalaya y la enorme masa helada de Siberia se están derritiendo visiblemente. Científicos notables temen saltos cuantitativos en estos fenómenos naturales que originan el cambio.

La humanidad puso grandes esperanzas en la Cumbre de Copenhague, después del Protocolo de Kyoto suscrito en 1997, que entró en vigor el año 2005. El estruendoso fracaso de la Cumbre dio lugar a bochornosos episodios que requieren el debido esclarecimiento.

Estados Unidos, con menos del 5% de la población mundial emite el 25% del dióxido de carbono. El nuevo Presidente de Estados Unidos había prometido cooperar con el esfuerzo internacional para enfrentar un problema que afecta a ese país tanto como al resto del mundo. Durante las reuniones previas a la Cumbre, se hizo evidente que los dirigentes de esa nación y los de los países más ricos maniobraban para hacer caer el peso de los sacrificios sobre los países emergentes y pobres.

Gran número de líderes y miles de representantes de los movimientos sociales e instituciones científicas decididos a luchar por preservar la humanidad del mayor riesgo de su historia, acudieron a Copenhague invitados por los organizadores de la Cumbre. Omito referirme a detalles sobre la brutalidad de la fuerza pública danesa, que arremetió contra miles de manifestantes e invitados de los movimientos sociales y científicos que acudieron a la capital de Dinamarca para concentrarme en los aspectos políticos de la Cumbre.

En Copenhague reinó un verdadero caos y sucedieron cosas increíbles. A los movimientos sociales e instituciones científicas no les permitieron asistir a los debates. Hubo Jefes de Estado y Gobierno que no pudieron siquiera emitir sus opiniones sobre vitales problemas. Obama y los líderes de los países más ricos se adueñaron de la conferencia con la complicidad del gobierno danés. Los organismos de Naciones Unidas fueron relegados.

Barack Obama, que llegó el último día de la Cumbre para permanecer allí solo 12 horas, se reunió con dos grupos de invitados escogidos “a dedo” por él y sus colaboradores. Junto a uno de ellos se reunió en la sala del plenario con el resto de las más altas delegaciones. Hizo uso de la palabra y se marchó de inmediato por la puerta trasera. En ese plenario, excepto el pequeño grupo seleccionado por él, se les prohibió a los demás representantes de los estados hacer uso de la palabra. En esa reunión, a los Presidentes de Bolivia y de la República Bolivariana de Venezuela se les permitió hablar, porque al Presidente de la Cumbre no le quedó otra alternativa que concederles el uso de la palabra, ante el reclamo enérgico de los presentes.

En otra sala contigua, Obama reunió a los líderes de los países más ricos, varios de los Estados emergentes más importantes y dos muy pobres. Presentó un documento, negoció con dos o tres de los países más importantes, ignoró a la Asamblea General de Naciones Unidas, ofreció conferencias de prensa, y se marchó como Julio César en una de sus campañas victoriosas en Asia Menor, que lo llevó a exclamar: Llegué, vi y vencí.

El propio Gordon Brown, Primer Ministro del Reino Unido, había afirmado el 19 de octubre: “Si no llegamos a un acuerdo en el curso de los próximos meses, no debemos tener duda alguna de que, una vez que el crecimiento no controlado de las emisiones haya provocado daños, ningún acuerdo global retrospectivo en algún momento del futuro podrá deshacer tales efectos. Para ese entonces será irremisiblemente demasiado tarde.”

Brown concluyó su discurso con dramáticas palabras: “No podemos darnos el lujo de fracasar. Si fracasamos ahora, pagaremos un precio muy alto. Si actuamos ahora, si actuamos de conjunto, si actuamos con visión y determinación, el éxito en Copenhague estará todavía a nuestro alcance. Pero si fracasamos, el planeta Tierra estará en peligro, y para el planeta no existe un Plan B.” 

Ahora declaró con arrogancia que la Organización de Naciones Unidas no debe ser tomada como rehén por un pequeño grupo de países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Tuvalu,  a la vez que acusa a China, India, Brasil, Sudáfrica y otros Estados emergentes de ceder a las seducciones de Estados Unidos para suscribir un documento que lanza al cesto de basura el Protocolo de Kyoto y no contiene compromiso vinculante alguno por parte de Estados Unidos y sus aliados ricos.

Me veo obligado a recordar que la Organización de Naciones Unidas nació hace apenas seis décadas, después de la última Guerra Mundial. Los países independientes no rebasaban entonces la cifra de 50. Hoy la integran más de 190 Estados independientes, luego que el odioso sistema colonial dejó de existir por la lucha decidida de los pueblos. A la propia República Popular China durante muchos años se le negó su pertenencia a la ONU, y un gobierno títere ostentaba su representación en esa institución  y en su privilegiado Consejo de Seguridad.

El apoyo tenaz del creciente número de países del Tercer Mundo fue indispensable en el reconocimiento internacional de China, y un factor de suma importancia para que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN le reconocieran sus derechos en la Organización de Naciones Unidas.

En la heroica lucha contra el fascismo, la Unión Soviética había realizado el mayor aporte. Más de 25 millones de sus hijos murieron, y una enorme destrucción asoló el país. De esa lucha emergió como superpotencia capaz de contrapesar en parte el dominio absoluto del sistema imperial de Estados Unidos y las antiguas potencias coloniales para el saqueo ilimitado de los pueblos del Tercer Mundo. Cuando la URSS se desintegró, Estados Unidos extendió su poder político y militar hacia el Este, hasta el corazón de Rusia, y su influencia sobre el resto de Europa se incrementó. Nada de extraño tiene lo ocurrido en Copenhague. 

Deseo subrayar lo injusto y ultrajante de las declaraciones del Primer Ministro del Reino Unido y el intento yanki de imponer, como Acuerdo de la Cumbre, un documento que en ningún momento fue discutido con los países participantes.

El Canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, en la conferencia de prensa ofrecida el 21 de diciembre, afirmó una verdad que es imposible negar;  emplearé algunos de sus párrafos textuales: “Quisiera enfatizar que en Copenhague no hubo acuerdo alguno de la Conferencia de las Partes, no se tomó ninguna decisión con relación a compromisos vinculantes o no vinculantes, o de naturaleza de Derecho Internacional, en modo alguno; simplemente, en Copenhague no hubo acuerdo”

“La Cumbre fue un fracaso y un engaño a la opinión pública mundial. […] quedó al desnudo la falta de voluntad política…”

“…fue un paso atrás en la acción de la comunidad internacional para prevenir o mitigar los efectos del cambio climático…”

“…el promedio de la temperatura mundial podría aumentar en 5 grados…”

De inmediato nuestro Canciller añade otros datos de interés sobre las posibles consecuencias de acuerdo a las últimas investigaciones de la ciencia.

“…desde el Protocolo de Kyoto hasta la fecha las emisiones de los países desarrollados se elevaron 12,8%…  y de ese volumen el 55% corresponde a Estados Unidos.”

“Un estadounidense consume, como promedio, 25 barriles de petróleo anuales, un europeo 11, un ciudadano chino menos de dos, y un latinoamericano o caribeño, menos de uno.”

“Treinta países, incluidos los de la Unión Europea, consumen el 80% del combustible que se produce.”

El hecho muy real es que los países desarrollados que suscribieron el Protocolo de Kyoto aumentaron drásticamente sus emisiones. Quieren sustituir ahora la base adoptada de las emisiones a partir de 1990 con la del 2005, con lo cual Estados Unidos, el máximo emisor, reduciría a solo 3% sus emisiones de 25 años antes. Es una desvergonzada burla a la opinión mundial.

El Canciller cubano, hablando en nombre de un grupo de países del ALBA, defendió a China, India, Brasil, Sudáfrica y otros importantes Estados de economía emergente, afirmando el concepto alcanzado en Kyoto de “‘responsabilidades comunes, pero diferenciadas, quiere decir que los acumuladores históricos y los países desarrollados, que son los responsables de esta catástrofe, tienen responsabilidades distintas a las de los pequeños Estados insulares o a las de los países del Sur, sobre todo los países menos desarrollados…”

“Responsabilidades quiere decir financiamiento; responsabilidades quiere decir transferencia de tecnología en condiciones aceptables, y entonces Obama hace un juego de palabras, y en vez de hablar de responsabilidades comunes pero diferenciadas, habla de ‘respuestas comunes, pero diferenciadas’.”

“…abandona el plenario sin dignarse a escuchar a nadie, ni había escuchado a nadie antes de su intervención.”

En una conferencia de prensa posterior, antes de abandonar la capital danesa, Obama afirma: “Hemos producido un sustancioso acuerdo sin precedente aquí en Copenhague. Por primera vez en la historia, las mayores economías hemos venido juntas a aceptar responsabilidades.”

En su clara e irrebatible exposición, nuestro Canciller afirma: “¿Qué quiere decir eso de que ‘las mayores economías hemos venido juntas a aceptar nuestras responsabilidades’? Quiere decir que están descargando un importante peso de la carga que significa el financiamiento para la mitigación y la adaptación de los países sobre todo del Sur al cambio climático, sobre China, Brasil, India y Sudáfrica; porque hay que decir que en Copenhague se produjo un asalto, un atraco contra China, Brasil, India, Sudáfrica y contra todos los países llamados eufemísticamente en desarrollo.”

Estas fueron las palabras contundentes e irrebatibles con las que nuestro Canciller relata lo sucedido en Copenhague.

Debo añadir que, cuando a las 10 de la mañana del día 19 de diciembre nuestro vicepresidente Esteban Lazo y el Canciller cubano se habían marchado, se produce el intento tardío de resucitar al muerto de Copenhague como un acuerdo de la Cumbre. En ese momento no quedaba prácticamente ningún Jefe de Estado ni apenas Ministros. De nuevo la denuncia de los restantes miembros de las delegaciones de Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros países derrotaron la maniobra. Así finalizó la ingloriosa Cumbre.

Otro hecho que no puede olvidarse fue que en los momentos más críticos de ese día, en horas de la madrugada, el Canciller de Cuba, en unión de las delegaciones que libraban su digna batalla, le ofrecieron al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, su cooperación en la lucha cada vez más dura que se estaba librando, y en los esfuerzos que deben llevarse a cabo en el futuro para preservar la vida de nuestra especie.

El grupo ecológico Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) advirtió que el cambio climático quedaría fuera de control en los próximos 5 a 10 años, si no se recortan drásticamente las emisiones.

Pero no hace falta demostrar lo esencial de lo que aquí se afirma sobre lo que hizo Obama.

El Presidente de Estados Unidos declaró el miércoles 23 de diciembre que las personas tienen razón en estar decepcionadas por el resultado de la Cumbre sobre el Cambio Climático. En entrevista por la cadena de televisión CBS, el mandatario indicó que “‘en vez de ver un total colapso, sin que hubiese hecho nada, lo que hubiera sido un gigante retroceso, al menos pudimos mantenernos más o menos donde estábamos’…”

Obama ―afirma el despacho noticioso― es el más criticado por aquellos países que, de forma casi unánime, sienten que el resultado de la Cumbre fue desastroso.

La ONU ahora está en un aprieto. Pedirles a otros países que se adhieran al arrogante y antidemocrático acuerdo sería humillante para muchos Estados.

Continuar la batalla y exigir en todas las reuniones, particularmente las de Bonn y de México, el derecho de la humanidad a existir, con la moral y la fuerza que nos otorga la verdad, es a nuestro juicio el único camino.(Tomado de Cubadebate)

 

 

Copenhague: Apocalipsis ahora

Copenhague: Apocalipsis ahora

por Frei Betto

 El fin del mundo siempre me pareció algo muy lejano. Incluso un contrasentido. ¿Habría de destruir Dios su creación? Hoy estoy convencido de que Dios no necesita pensar en otro diluvio… El mismo ser humano comenzó a provocarlo, a través de la degradación de la naturaleza.

Los bienes de la Tierra se han vuelto posesión privada de empresas y oligopolios. La causa de que 4 mil millones de seres humanos vivan por debajo de la línea de la pobreza, y de que 1.2 mil millones padezcan hambre, es una sola: toda esa gente ha visto impedido su acceso a la tierra, al agua, a las semillas, a las nuevas técnicas de cultivo y a los sistemas de comercialización de los productos.

La decisión de los Estados Unidos y China de ignorar la Conferencia de Copenhague sobre Cambio Climático vuelve más agónico el grito de la Tierra. Ambos países son los principales emisores de CO2 a la atmósfera. Son los grandes acusados del calentamiento global. Al decidir boicotear Copenhague y no firmar el compromiso de reducir sus emisiones, ellos abrevian la agonía del planeta.

Por suerte, el 25 de noviembre el presidente Obama, bajo fuerte presión, cambió de actitud y se desdijo de lo que habló en Beijing. Los EE.UU., responsable del 23 % de las emisiones mundiales de CO2, prometerá en Copenhague reducir, hasta el año 2020, el 17 % de las emisiones de gases de efecto invernadero; el 30 % hasta el 2025; y el 42 % hasta el 2030.

 ¿Por qué retrocedió? Además de la presión de los ecologistas, Obama se dio cuenta de que quedaría mal en la foto si ignorase Copenhague y apareciese en Oslo el 10 de diciembre -cuando se conmemora el 61º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos- para recibir el premio Nobel de la Paz. Por lo cual estará la víspera en la capital de Dinamarca.

 Es curioso: todos los premios Nobel son entregados en Estocolmo, excepto el de la Paz. Por una sencilla y cínica razón: la fortuna de la Fundación Nobel, asentada en Suecia, es el resultado de la herencia del inventor de la dinamita, Alfred Nobel (1833-1896), utilizada como explosivo en las guerras. Como no tuvo hijos, Nobel destinó los ingresos obtenidos por su patente a quien se destaque en determinadas áreas del saber.

Hay una lógica detrás de la postura ecocida de los EE.UU. y de China. Son dos países capitalistas. El primero sigue el capitalismo de mercado; el segundo el capitalismo de Estado. Ambos coinciden en el objetivo fundamental: la lucratividad, no la sustentabilidad.

El capitalismo, en cuanto sistema, no tiene solución para la crisis ecológica. Sabe que las medidas efectivas redundarán inevitablemente en la reducción de las ganancias, del crecimiento del PIB, de la acumulación de riquezas.

Si viviera hoy, Marx tendría que admitir que la crisis del capitalismo ya no procede de las contradicciones de las fuerzas productivas, sino del proyecto tecnocientífico que beneficia casi exclusivamente a apenas un 20 % de la población mundial. Ese proyecto se apoya en una visión de calidad de vida que coincide con la opulencia y el lujo. Su lógica se resume en: “consumo luego existo”. Como decía Gandhi: “La Tierra satisface las necesidades de todos, menos la voracidad de los consumistas”.

 Ejemplo de ello es la reciente crisis financiera. Ante la amenaza de quiebra de los bancos, ¿cómo reaccionaron los gobiernos de las naciones ricas? ¿Les facilitaron recursos a las familias morosas, para posibilitarles mantener sus viviendas? Nada de eso. Canalizaron verdaderas fortunas -un total de US$ 18 mil billones- hacia los bancos responsables de la crisis. Tal era la desesperación del sector, que Eduardo Galeano llegó a pensar en lanzar la campaña “Adopte un banquero”.

 El planeta en que vivimos ya alcanzó sus límites físicos. Y no hay cómo buscar recursos fuera de él. El objetivo es preservar lo que todavía no ha sido totalmente destruido por el afán de ganancia humano, como las fuentes de agua potable, y tratar de recuperar lo que sea posible mediante la descontaminación de ríos y mares y la replantación de áreas deforestadas.

 Ecología viene del griego ‘oikos’, que significa casa, y ‘logos’, conocimiento. Por tanto es la ciencia que estudia las condiciones de la naturaleza y las relaciones entre todo lo que existe, pues todo lo que existe coexiste, preexiste y subsiste. La ecología trata, pues, de las conexiones entre los organismos vivos, como plantas y animales (incluyendo hombres y mujeres), y su medio ambiente.

 Esa visión de interdependencia entre todos los seres de la naturaleza ha sido perdida por el capitalismo. A lo cual también ayudó una interpretación equivocada de la Biblia: la idea de que Dios creó todo y finalmente lo entregó a los seres humanos para que ‘dominasen’ la Tierra. Ese dominio quedó como sinónimo de expoliación, estupro, explotación. Los ríos fueron polucionados, los mares contaminados, el aire que respiramos envenenado.

 Ahora corremos contra el reloj del tiempo. El Apocalipsis despunta en el horizonte y sólo hay una manera de evitarlo: pasar del paradigma de lucratividad al de sustentabilidad. (Publicado por Alainet)

A un año del devastador Ike

A un año del devastador Ike

Apenas hace un año los habitantes de la provincia de Camagüey, sufrían uno de los peores embates que le azotaron en los últimos 40 años; el paso transversal de Este a Oeste y de Norte a Sur del huracán Ike, por espacio de siete interminables horas.

   El meteoro --que entró por el Norte de Holguín con categoría IV, comenzó su tránsito en horas de la madrugada y se mantuvo en su atronador y vertiginoso recorrido parte de la mañana del día ocho hasta salir al mar Caribe debilitado, pero preparado para otra carga contra el resto del occidente cubano

   El paisaje cambió para los camagüeyanos cuando fue posible asomarse a calles, balcones y patios.

   La escena era para la gran mayoría impresionante y nunca antes vista: postes, transformadores ,tendidos eléctricos y telefónico en el piso o convertidos en amasijos de cables, enormes árboles arrancados de raíces, ramas y árboles interrumpiendo accesos en calles, avenidas y aceras o simplemente sobre casas, escuelas, edificaciones.

   Casas sin techos, otras con derrumbe parcial o total, zonas cercanas al río Hatibonico, de la capital provincial marcadas por una rápida y severa inundación del cause.

   Muchos recordaron que ese es el día de la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad, pero la naturaleza solo responde a leyes físicas y no respetó ni los ritos religiosos.

   No obstante la preventiva tarea de la Defensa Civil y los Consejos de Defensa en todas las demarcaciones evitaron una real catástrofe.

   Solo un fallecido por un imprudencia de permanecer en su casa tras ser evacuado fue el lamentable saldo humano en la mayor provincia cubana.

   Pero no habían pasado apenas horas y tras el normal aturdimiento de tanto  impacto de vientos de hasta más de 150 kilómetros por hora y fuertes e intensas lluvias, la gente con los órganos de dirección de la Defensa Civil al frente reiniciaron la recuperación y hoy tal parece que no ocurrió nada.

  La provincia posee un 45 por ciento de las viviendas afectadas, total o parcialmente,  recuperadas en medio de una severa restricción económica.

  La vida sigue y transcurre normal con sus aciertos y desaciertos, con el cotidiano bregar de un país asediado, sí, agobiado, por el bloqueo más intenso, increíble y brutal decretado por la nación más rica, “más humanitaria y democrática” del mundo contra una pequeña nación y sus pobladores.

   Los cubanos parece que traen en sus genes una capacidad extraordinaria para resistir y vencer, desde las guerras de los mambises contra los colonos españoles, luego contra los invasores de Playa Girón,  la crisis de Octubre, y la caída del campo socialista.

  O frente al  recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos con leyes como la Torricelli o Helms-Burton, huracanes devastadores, uno detrás de otros, y hoy contra la actual crisis económica mundial.

    Por eso los cubanos siguen en este pequeño y esplendoroso archiélago caribeño, rodeado de un hermoso mar, bellas playas y costas, con un sistema social, sí,  aún perfectible, pero al menos con el hombre en el justo lugar de su valor humano.(por Ileana Borges Díaz)

 

 

 

 



 

 

 

 



 

 

 

 

La injustificable destrucción del medio ambiente

La injustificable destrucción del medio ambiente

  por Fidel Castro Ruz

¿Puede la sociedad capitalista evitarla? Las noticias que llegan sobre el tema no son alentadoras. En Poznan se analiza el proyecto que será presentado en diciembre del próximo año en Copenhague, donde se discutirá y aprobará el Convenio que sustituiría al de Kyoto.

La Comisión que preside la elaboración del mismo está dirigida por Al Gore, el ex candidato presidencial de Estados Unidos que fue fraudulentamente derrotado por Bush en las elecciones de 2001. Los que lo elaboran ponen toda la esperanza en Barack Obama, cual si éste pudiera cambiar el curso de la historia.

Un ejemplo que ilustra procede de Canadá.

Un artículo de BBC Mundo titulado “Fiebre bituminosa en Canadá”, señala que “el área que se explota en estos momentos es de 420 km², pero que el gobierno de Alberta les cedió a las empresas petroleras casi 65 mil km². El área de reservas explotables es de 140 mil km², más o menos el tamaño del estado de la Florida.

“Desde el aire se ve cómo las minas han transformado el bosque en un paisaje lunar de cráteres y lagos con grandes columnas de humo, que crean enormes nubes en la atmósfera. Todo esto ocurre en una remota región de Alberta”.

En otra parte el artículo refiere: “…los principales actores en este momento son Suncor, Syncrude y un consorcio encabezado por Shell, pero hay cada vez más inversionistas extranjeros interesados en entrar al negocio”.

“…la falta de respuesta por parte del gobierno significa que no se ha hecho lo suficiente para contrarrestar los efectos en el ambiente”.

“…el Consejo del Cáncer de Alberta tiene previsto publicar un informe sobre el tema a principios de este año; 500 patos que llegaron a una poza de relave en Syncrude murieron… El gobierno abrió una investigación. Cualquiera que sea el resultado de estas investigaciones, parece que la oposición a la explotación de las arenas bituminosas va a seguir creciendo”.

El País, diario español, comunica que “…las estimaciones del organismo dependiente de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) toman como punto de partida las predicciones del FMI, que apuntan hacia una paulatina recuperación de la economía global a partir del segundo semestre de 2009, cuando la producción mundial de petróleo alcanzará 86,3 millones de barriles diarios”.

El mismo órgano español de prensa publica que “el director del Departamento de Cambio Climático de China quiere dejar sentado que Beijing sólo limitará sus emisiones a cambio de mucha inversión y patentes de tecnología limpia. Su firma es imprescindible para que los 187 países reunidos en la ciudad polaca avancen en un protocolo que sustituya el de 1997. Obama retrasa 20 años la lucha contra el cambio climático”.

Otro cable de la agencia NOTIMEX, de fecha 13 de diciembre, explica que “…el colosal fraude de Wall Street llevado a cabo por el ex jefe de la empresa Nasdaq, Bernard L. Madoff, causa pérdidas millonarias en España”, según destacó hoy el periódico Expansión, especializado en asuntos económicos.

“…Este viernes uno de los mayores escándalos en Wall Street” -continúa el cable- “quedó al descubierto después que arrestaron al ex jefe de la empresa Nasdaq, Bernard L. Madoff, por participar en un fraude con un fondo de inversión que puede alcanzar los 50 mil millones de dólares”.

“…Madoff, ex presidente fundador del Nasdaq Stock Market, fue detenido la noche del jueves después que su propio hijo denunció ante autoridades federales que su padre llevaba lo que calificó como ‘enorme fraude piramidal”.

“…Bajo este esquema, sólo los primeros inversionistas obtendrían dividendos de sus inversiones, dejando al resto con pérdidas que, de acuerdo con la Fiscalía Federal en Nueva York, podrían alcanzar la citada cifra”.

Otro despacho de la agencia Reuters, de la misma fecha, cita: “…El presidente electo de Estados Unidos Barack Obama está considerando un plan para reactivar la economía del país que podría tener un valor mucho mayor que las estimaciones previas…, dijo el sábado el Wall Street Journal”.

“…Los asesores de Obama, que hasta hace dos semanas estaban analizando un paquete de 500 mil millones de dólares, ahora consideran 600 mil millones (por año) durante dos años ‘una estimación en el rango muy bajo’ de lo que se necesita, informó el diario”.

“…El monto fiscal del plan sería un millón de millones de dólares durante ese período, dado el deterioro de la economía”.

“...Miembros del equipo de Obama han evitado referirse a los artículos de prensa que especulan sobre el monto del eventual paquete que el demócrata lanzará una vez que el 20 de enero asuma la presidencia de Estados Unidos”.

El cuadro se ve aún peor cuando las noticias llegan a través de las agencias cablegráficas reportando todo tipo de problemas que van desde la quiebra de la industria automotriz derivada de la crisis financiera, hasta los desastres naturales, pasando por el costo creciente de los alimentos, el hambre, la guerra y otros muchos hechos.

El problema es que ya no existe espacio habitable en nuestro planeta para repartir. El último fue Australia, de la que el Reino Unido se apoderó el 19 de enero de 1788.

El medio ambiente hace ya rato que está comprometido. ¿Podrá nuestra especie superar esa barrera?