Blogia

kiko.Cuba

La tragedia de los alimentos

La tragedia de los alimentos

 

•   La ONU calcula en 24 mil – de ellas 18 mil  niños- las personas que cada día mueren en el mundo de hambre o causas relacionadas con ese flagelo.

•   Un tercio de los alimentos producidos en el mundo acaba en la basura.

 
Todos los años se pierden o desperdician alrededor de 1 300 millones de toneladas de alimentos, lo que supone casi un tercio de la producción mundial destinada al consumo humano, algo que afecta gravemente la seguridad alimentaria, denunció este miércoles la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).


Según un estudio del Instituto Sueco de Alimentos y Biotecnología (SIK) realizado para la FAO, la cantidad de alimentos que se pierde cada año equivale a "más de la mitad de la cosecha mundial de cereales (2 300 millones de toneladas en el 2009-2010)", reportó AFP.


El desperdicio de comestibles es un fenómeno habitual en los países industrializados, cuyos consumidores suelen arrojar a la basura alimentos en buen estado: el desperdicio per cápita es de 95-115 kilogramos anuales en Europa y Norteamérica, señala.


Asimismo, los consumidores en los países ricos desperdician al año la misma cantidad de alimentos (222 millones de toneladas) que la totalidad de la producción neta de África subsahariana (230 millones de toneladas., agrega Notimex.


El documento sostiene además que en las naciones en desarrollo el 40 % de las pérdidas ocurre en las fases posteriores a la cosecha y procesamiento, mientras que en los países industrializados más del 40 % se da a nivel de las ventas al por menor y del consumidor.


El Proyecto Hambre, de las Naciones Unidas, calcula en 24 mil las personas, de ellas 18 mil niños, que cada día mueren en el mundo de hambre o causas relacionadas con ese flagelo.


Y la FAO, división del propio organismo mundial encargada de la Alimentación y la Agricultura, agrega que 800 millones, uno de cada ocho terrícolas aproximadamente, sufren de necesidad de comer y desnutrición.

Cuba tiene más de mil 550 ancianos centenarios

Cuba tiene más de mil 550 ancianos centenarios

 

El número de cubanos que actualmente supera los 100 años asciende a 1.551, diez más que los existentes en la isla el año pasado.

La cifra se divulga tras una actualización realizada en febrero al “Estudio de Centenarios en Cuba” que tuvo lugar entre los años 2004-2008, bajo la coordinación del Ministerio de Salud.

Según esa investigación, la “decana” de los centenarios cubanos es Juana de la Candelaria Rodríguez, quien reside en la provincia oriental de Granma y en junio próximo cumplirá 126 años.

La mayoría de los centenarios de la isla viven en   las  provincias de La Habana, Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey y Villa Clara,  esta última considerada la región más envejecida del país.

El periódico resalta que la longevidad “como indicador de calidad de vida es una conquista social” y apunta que los que sobrepasan los 100 años en el país reciben “una atención especializada”.

Las mujeres sobrepasan en un 20 por ciento a los hombres dentro del grupo de centenarios en Cuba, donde la esperanza de vida al nacer es de 78 años promedio (76 para los hombres y 80,02 para las mujeres).

En 2010 se confirmó la tendencia de un envejecimiento creciente en el censo de la isla, donde se estima que dentro de dos décadas un 30 por ciento de sus habitantes superarán los 60 años.

Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas indican que más de dos de los 11,2 millones de personas que viven en Cuba se encuentran en la tercera edad (mayores de 60 años), y un 75 por ciento de ellas supera los 65 años, lo que demuestra el envejecimiento de la población.

Este y otros temas serán parte de la agenda del IX Seminario Internacional Longevidad Satisfactoria, que se celebrará en La Habana del 23 al 27 de mayo, con el tema central de “Longevidad y Medio Ambiente, Medio Ambiente Social”.

Las mujeres sobrepasan en un 20 por ciento a los hombres dentro del grupo de centenarios en Cuba, donde la esperanza de vida al nacer es de 78 años promedio (76 para los hombres y 80,02 para las mujeres). (Con información de EFE)

Cubanos desbordan plazas y calles por Primero de Mayo

Cubanos desbordan plazas y calles por Primero de Mayo

Los cubanos desbordaron calles y plazas del archiélago antillano para celebrar Día de los Trabajadores y en respaldo a las reformas socioeconómicas aprobadas por el pueblo y el Gobierno presidido por Raúl Castro, bajo el lema "unidad, productividad y eficiencia".

Lo hacen como una fiesta, en la cual es común ver a las familias en las marchas.

La corresponsal de TeleSUR en Cuba, Maylín Alonso, indicó que este primero de mayo, los cubanos celebran ’’la unidad, el respaldo a todas las reformas económicas, la liberacion de los cinco  héroes y la finalizacion del bloqueo’’.

Agregó que las celebraciones por el Día Internacional del Trabajador en Cuba ’’no sólo es para los obreros también los estudiantes, amas de casa y para todo el pueblo en general".

AP dedica un extenso material que titula Multitudinarios desfiles en Cuba en apoyo a reformas de Raúl Castro

La italiana ANSA  caracterizada por la brevedad de sus despachos, destaca  en una extensa información que miles de personas participaron en las principales ciudades cubanas de los diferentes desfiles convocados por la CTC y el gobierno para apoyar las reformas.

Por otra parte la española EFE  cita al secretario de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) Salvador Valdés quien llamó al trabajar con unidad en el ahorro, la disciplina, el orden y la exigencia" como "única manera" de superar las deficiencias.

También subraya que según Valdés esa unidad se ha fortalecido con la diversidad que representa la sindicalización de decenas de miles de trabajadores no estatales, en referencia a la ampliación del empleo privado, una de las principales medidas del plan de ajustes económicos de Cuba.

A la celebración se unieron también mil 500 amigos de 63 países, quienes viajaron a La Habana, para apoyar al pueblo cubano en su defensa de la soberanía e independencia.

Invitados especiales de esta conmemoración fueron también Iván Melnikov, vicepresidentes de la Duma de Rusia, así como los familiares de los Cinco Héroes cubanos, presos en cárceles de los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo.

En las capitales de las distintas provincias, los trabajadores se lanzaron desde tempranas horas a las calles ondeando banderas nacionales así como carteles y telas en respaldo al proceso de actualización del modelo económico aprobado en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, de las conquistas alcanzadas y de rechazo a las agresiones de Estados Unidos.

El presidente cubano, Raúl Castro, encabezó el desfile por el 1 de Mayo, Día de los Trabajadores, en la oriental provincia de Santiago de Cuba.


Restauran escultura del Cristo de La Habana

Restauran escultura del Cristo de La Habana

LA HABANA – La escultura gigante de El Cristo de La Habana, a la entrada de la bahía de la capital cubana y uno de los símbolos de la ciudad, será restaurada para subsanar algunos daños por descargas eléctricas.

Colocada sobre una colina tras la folrtaleza colonial de El Morro, que recibe por mar a los visitantes, su altura se eleva a 51 metros sobre el nivel del mar, lo que posibilita ver El Cristo desde diferentes puntos de esta metrópolis.

Con 20 metros de alto es obra de la artista cubana Jilma Madera (1915-2000) y muestra a un Cristo de cuerpo entero.

Las labores de restauración pueden durar unos dos meses, según un reporte de la AP.

Trabajado en mármol de Carrara, de Italia, El Cristo de la Habana está compuesto por 67 partes y pesa 320 toneladas.

La forma en que fue esculpido por su autora hace que a simple vista parezca mucho más alto de lo que es en realidad.

Aunque la estatua tardó unos dos años en completarse, fue montado en pocos días a finales de 1958 en la citada colina, próxima a la Bahía de La Habana. Es la escultura de Cristo más grande en el mundo obra de una mujer.

Con cuatro décadas de existencia, el monumento es parte de todo un conjunto arquitectónico que caracteriza la entrada del antiguo puerto de Carenas, descubierto por Sebastián de Ocampo entre 1508 y 1509.

Su blanco mármol de Carrara contrasta con las grises piedras de un entorno cuatricentenario: las fortalezas de los Tres Reyes del Morro, San Salvador de la Punta, la Real Punta y San Carlos de la Cabaña, baluartes que durante siglos defendieron a La Habana de indeseables visitantes.

El Cristo del Corcovado, está situada a 709 metros sobre el nivel del mar, en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, específicamente en la cima del cerro del Corcovado. Tiene una altura total de 30 metros.

Le supera El Cristo de la Concordia, el más alto del mundo, con 34,20 metros construido en Cochabamba, Bolivia, en recuerdo a la visita del Papa Juan Pablo II a la ciudad en 1988, y que iniciado en 1987  se terminó en noviembre de 1994.

Bahía de Cochinos: el fallo perfecto

Bahía de Cochinos: el fallo perfecto

Aviones norteamericanos con insignias cubanas derribados en las arenas de Playa Girón, en la Bahía de Cochinos, Cuba en 1961.

  • La invasión de EEUU a Cuba fue un acto de terrorismo de Estado.
  • La Operación Pluto costó al contribuyente estadounidense 349 millones de dólares.
  • Bastaron menos de siete días para demostrar el fracaso de la invasión.
  • 40 años después Arthur Schlesinger Jr., Asesor de Seguridad Nacional en esa época, declaró: “No hay ningún fracaso más completo, ...más total, que el intento de la CIA de invadir a Cuba por Bahía de Cochinos...".

 Cuando el presidente John F. Kennedy admitió el 24 de abril de 1961 su responsabilidad por la derrotada invasión a Cuba, solo se rendía ante el enorme cúmulo de evidencias que apuntaban a la Agencia Central de Inteligencia yanqui (CIA) y al Pentágono.

   Se trataba del típico acto de terrorismo de estado que obligaba a Washington a enmascarar su autoría, con la finalidad de mostrarse al margen ante la opinión pública internacional.

   Pero la insistente negativa imperial sobre su intervención, presentada el 15 de abril ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, y la colosal campaña mediática orquestada para tergiversar los hechos, no resistió más de siete días y cayó por su propio peso.

   La Operación Pluto costó al contribuyente estadounidense 349 millones de dólares; los cabecillas de la brigada de asalto, según sus propias confesiones, fueron preparados -y engañados- por los órganos de inteligencia de ese país; también Made in USA eran igualmente todo el armamento, la logística y los modernos medios navales y aéreos que dieron cobertura a la fuerza invasora en su recorrido hasta las costas cubanas.

    En el apoyo a las operaciones terrestres participó el portaviones Essex. Desde esa nave se realizaron numerosas misiones por parte de los cazas Jet A 4D y también vuelos de reconocimiento durante los días 17 y 18 de abril.

   El 19, Washington trasmitió órdenes a la marina mediante la cual el propio Kennedy autorizaba la protección de los aviones que, procedentes de Nicaragua, lanzarían ataques contra las tropas terrestres de la Isla. Esa misión fue cumplida por cuatro Sky Hawk, procedentes del Essex.

    Entre quienes pilotearon los aviones estaban Riley Shamburger, veterano de la Segunda Guerra Mundial y la agresión a Corea; también Wade Caroll Gray, asalariado de la CIA; Willard Ray, calificado piloto de pruebas de la Hayes Internacional, importante compañía aérea al servicio de las Fuerzas Armadas.

    La relación es mucho mayor pero terminaremos con Francis Leo Baker, de Boston. Durante años estuvo en la USAF, participó en la agresión a Corea y no pudo cobrar los últimos mil 600 dólares que le pagaba la CIA, porque pereció al ser derribado por los jóvenes artilleros antiaéreos cubanos.

    Todavía el 20 de abril, en demagógico discurso, el presidente Kennedy siguió con la mentirosa fórmula: “He insistido anteriormente que esta era una lucha de patriotas cubanos contra un dictador cubano. Aunque no se puede esperar que ocultemos nuestras simpatías. Aclaramos repetidamente que las Fuerzas Armadas de este país no intervendrán en forma alguna”.

    Durante su visita a Cuba 40 años después, Arthur Schlesinger Jr., Asesor de Seguridad Nacional en esa época, declaró: “No hay ningún fracaso más completo, ningún fracaso más total, que el intento de la CIA de invadir a Cuba por Bahía de Cochinos, en abril de 1961. Los historiadores lo llaman: “El fallo perfecto”. (Por Ángel Rodríguez Álvarez, ACN)

Reconoce Clinton ayuda de Cuba a Haití

Reconoce  Clinton ayuda de Cuba a Haití

 

  • Admite la importancia de la colaboración cubana
  • Cuba trabaja en coordinación con el ALBA y bajo las indicaciones y prioridades del Gobierno haitiano.
  • Los cubanos en Haití han atendido cerca de dos millones de pacientes gratuitamente.
  • El personal cubano no ha registrado muertes por cólera en los últimos 77 días.

William Clinton, ex Presidente de EE.UU. y enviado especial de la ONU para Haití, admitió la importancia de la colaboración cubana con ese empobrecido país, devastado por un sismo en 2010 y víctima de una epidemia de cólera.

   El reconocimiento fue transmitido a Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, por Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia, durante una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, dedicada a la reconstrucción del territorio haitiano.

   “Clinton me encargó manifestarle su agradecimiento a Cuba por su trabajo en Haití”, dijo Santos, cuando Rodríguez Parrilla finalizó su intervención ante la sesión del Consejo de Seguridad, que durante abril preside Colombia, según la agencia noticiosa Prensa Latina.

   Rodríguez Parrilla, al hablar este miércoles en la sesión especial del Consejo de Seguridad, afirmó que los esfuerzos de su país en Haití se concentran en el área de la salud pública, como elemento clave de la sostenibilidad y la estabilidad social de esa nación.

   Se trata de un programa de reconstrucción del sistema nacional de salud, cuya esencia radica en satisfacer las necesidades sanitarias del 75 por ciento de la población más necesitada, con un mínimo de gastos, dijo.

   Precisó que ese trabajo avanza en coordinación con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y bajo las indicaciones y prioridades del Gobierno haitiano.

   Desde el día del sismo, los trabajadores cubanos de la salud en Haití han atendido a casi dos millones de pacientes, realizado más de 36 mil intervenciones quirúrgicas y ocho mil 500 partos y aplicado 465 mil tratamientos de rehabilitación, expuso.

   Añadió que los servicios se prestan en 23 hospitales comunitarios de referencia, 30 salas de rehabilitación, 13 centros de salud, dos posiciones quirúrgicas oftalmológicas y en el Laboratorio de Salud Pública.

   El jefe de la diplomacia cubana aseveró que los médicos de cubanos también han enfrentado la epidemia de cólera que afecta a Haití desde octubre pasado, para lo cual crearon 67 unidades que han atendido más de 73 mil pacientes, la tercera parte de todos los casos asistidos en esa nación.

   De esa cifra, fallecieron solo 272, para una tasa de letalidad de 0.37 por ciento, cinco veces inferior a la del resto de las instituciones presentes en Haití, precisó.

   Agregó que el personal cubano no ha registrado muertes por cólera en los últimos 77 días.

   Además, el ministro criticó el incumplimiento de los compromisos internacionales para la reconstrucción de Haití y reiteró la disposición de Cuba a trabajar con todo país u organización para el desarrollo del sistema de salud de esa nación haitiana.

   Indicó que los montos de asistencia financiera y material comprometidos no se han desembolsado, como tampoco se ha respetado la voluntad del Gobierno de Puerto Príncipe, ni se ha prestado atención a sus prioridades.

   La reconstrucción de Haití, con la cual todos nos comprometimos, es una tarea pendiente, afirmó Rodríguez Parrilla.

   Recordó que, hace un año, más de 150 gobiernos y otros actores internacionales prometieron nueve mil millones de dólares con ese objetivo, de los cuales cinco mil se desembolsarían en los primeros dos años.

   Pero, precisó, lo ocurrido desde entonces no ha sido consistente con el espíritu que primó en aquella conferencia y muchos de los autoproclamados principales donantes continúan dedicando exorbitantes recursos a la guerra y la intervención militar.

   Al respecto, significó que no se ha respetado la voluntad del Gobierno haitiano, ni se ha prestado atención a sus prioridades.

   Tras el terremoto, Haití parecía ser despedazada por los gobiernos de los países más poderosos que distribuían sus ayudas, de manera arbitraria y arrogante, mediante sus voraces compañías y algunas de sus más ricas Organizaciones No Gubernamentales, añadió.

   El titular de Relaciones Exteriores subrayó la importancia de los recursos aportados por Venezuela, y de la labor conjunta desarrollada con Brasil, a través de un Acuerdo Tripartito con Haití.

   Acerca del apoyo de otros países para la ejecución del programa de salud, apuntó a Namibia, Noruega, Sudáfrica, Australia y España, los cuales han aportado, junto a grupos de donantes individuales, algo más de tres millones 500 mil dólares.

   El ministro cubano manifestó que Haití no precisa de una fuerza de ocupación y no es ni puede convertirse en protectorado de Naciones Unidas, cuyo papel es apoyar al Gobierno y al pueblo haitianos en consolidar su soberanía y autodeterminación.

   La Misión de la ONU en Haití (MINUSTAH) no tiene prerrogativas políticas para inmiscuirse en asuntos internos, que solo competen a los haitianos, ni debe hacerlo, advirtió.

   No puede aceptarse que (ese contingente) sea partícipe de las opciones electorales o que presione a las autoridades soberanas en un sentido u otro. Tampoco tiene ninguna autoridad para hablar a nombre de Haití, enfatizó.

   Rodríguez Parrilla resaltó que el problema humanitario en esa empobrecida nación no es un tema que competa al Consejo de Seguridad, sino a la Asamblea General, de la cual usurpa frecuentemente -como ahora- sus facultades.

Entre la emigración y el crimen

Entre la emigración y el crimen

 

  • ¿No sería más justo una Ley de Ajuste para todos los latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya casi medio siglo?
  • Seguirá creciendo hasta el infinito el número de personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos.
  • Entre las 50 ciudades más violentas del mundo México reúne el 25 % . La primera es Juárez con un 35% más que Kandahar, en Afganistan, la segunda, y San Pedro Sula, de Honduras la tercera.

  Los latinoamericanos no son criminales natos ni inventaron las drogas.

  Los aztecas, los mayas, y otros grupos humanos precolombinos de México y Centroamérica, por ejemplo, eran excelentes agricultores y ni siquiera conocían el cultivo de la coca.

   Los quechuas y aymaras fueron capaces de producir nutritivos alimentos en perfectas terrazas que seguían las curvas de nivel de las montañas. En altiplanos que sobrepasaban a veces los tres y cuatro mil metros de altura, cultivaban la quinua, un cereal rico en proteínas, y la papa.

   Conocían y cultivaban también la planta de coca, cuyas hojas masticaban desde tiempos inmemorables para mitigar el rigor de las alturas. Se trataba de una costumbre milenaria que los pueblos practican con productos como el café, el tabaco, el licor u otros.

   La coca era originaria de las abruptas laderas de los Andes amazónicos. Sus pobladores la conocían desde mucho antes del Imperio Inca, cuyo territorio, en su máximo esplendor, se extendía en el espacio actual del Sur de Colombia, todo Ecuador, Perú, Bolivia, el Este de Chile, y el Noroeste de Argentina; que sumaba cerca de dos millones de kilómetros cuadrados.

   El consumo de la hoja de coca se convirtió en privilegio de los emperadores Incas y de la nobleza en las ceremonias religiosas.

   Al desaparecer el Imperio tras la invasión española, los nuevos amos estimularon el hábito tradicional de masticar la hoja para extender las horas de trabajo de la mano de obra indígena, un derecho que perduró hasta que la Convención Única sobre Estupefacientes de Naciones Unidas prohibió el uso de la hoja de coca, excepto con fines médicos o científicos.

   Casi todos los países la firmaron. Apenas se discutía cualquier tema relacionado con la salud. El tráfico de cocaína no alcanzaba entonces su enorme magnitud actual. En los años transcurridos se han creado gravísimos problemas que exigen análisis profundos.

   Sobre el espinoso tema de la relación entre la droga y el crimen organizado la propia ONU afirma delicadamente que "Latinoamérica es ineficiente en el combate al crimen."

   La información que publican distintas instituciones varía debido a que el asunto es sensible. Los datos a veces son tan complejos y variados que pueden inducir a confusión. De lo que no cabe la menor duda es que el problema se agrava aceleradamente.

   Hace casi un mes y medio, el 11 de febrero de 2011, un informe publicado en la Ciudad de México por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de ese país, ofrece interesantes datos sobre las 50 ciudades más violentas del mundo, por el número de homicidios ocurridos en el año 2010. En él se afirma que México reúne el 25% de ellas. Por tercer año consecutivo la número uno corresponde a Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

   A continuación expone que "... ese año la tasa de homicidios dolosos de Juárez fue 35% superior a la de Kandahar, Afganistán —la número dos en el ranking— y 941% superior a la de Bagdad... ", es decir, casi diez veces superior a la capital de Irak, ciudad que ocupa el número 50 de la lista.

   Casi de inmediato añade que la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras, ocupa el tercer lugar con 125 homicidios por cada 100 000 habitantes; siendo solo superada por Ciudad Juárez, en México, con 229; y Kandahar, Afganistán, con 169.

   Tegucigalpa, Honduras, ocupa el sexto con 109 homicidios, por cada 100 000 habitantes.

   De este modo se puede apreciar que Honduras, la de la base aérea yanki de Palmerola, donde se produjo un Golpe de Estado ya bajo la presidencia de Obama, tiene dos ciudades entre las seis en que se producen más homicidios en el mundo. Ciudad de Guatemala alcanza 106.

   De acuerdo a dicho informe, la ciudad colombiana de Medellín, con 87,42 figura también entre las más violentas de América y el mundo.

   El discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Salvador, y su posterior conferencia de prensa, me condujeron al deber de publicar estas líneas sobre el tema.

   En la Reflexión de marzo 21 le critiqué su falta de ética al no mencionar en Chile siquiera el nombre de Salvador Allende, un símbolo de dignidad y valentía para el mundo, quien murió como consecuencia del golpe de Estado promovido por un Presidente de Estados Unidos.

   Como conocía que al día siguiente visitaría El Salvador, un país centroamericano símbolo de las luchas de los pueblos de nuestra América que más ha sufrido como consecuencia de la política de Estados Unidos en nuestro hemisferio, dije: "Allí tendrá que inventar bastante, porque en esa hermana nación centroamericana, las armas y los entrenadores que recibió de los gobiernos de su país, derramaron mucha sangre."

   Le deseaba buen viaje y "un poco más de sensatez." Debo admitir que en su largo periplo, fue un poco más cuidadoso en el último tramo.

   Monseñor Oscar Arnulfo Romero era un hombre admirado por todos los latinoamericanos, creyentes o no creyentes, así como los sacerdotes jesuitas cobardemente asesinados por los esbirros que Estados Unidos entrenó, apoyó y armó hasta los dientes. En El Salvador, el FMLN, organización militante de izquierda, libró una de las luchas más heroicas de nuestro continente.

   El pueblo salvadoreño le concedió la victoria al Partido que emergió del seno de esos gloriosos combatientes, cuya historia profunda no es hora de construir todavía.

   Lo que urge es enfrentar el dramático dilema que vive El Salvador, del mismo modo que México, el resto de Centroamérica y Suramérica.

   El propio Obama expresó que alrededor de 2 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, lo cual equivale al 30% de la población de ese país. La brutal represión desatada contra los patriotas, y el saqueo sistemático de El Salvador impuesto por Estados Unidos, obligó a cientos de miles de salvadoreños a emigrar a aquel territorio.

   Lo nuevo es que, a la desesperada situación de los centroamericanos, se une el fabuloso poder de las bandas terroristas, las sofisticadas armas y la demanda de drogas, originadas por el mercado de Estados Unidos.

   El Presidente de El Salvador en el breve discurso que precedió al del visitante, expresó textualmente: "Le insistí que el tema del crimen organizado, la narcoactividad, la inseguridad ciudadana no es un tema que ocupe sólo a El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua y ni siquiera México o a Colombia; es un tema que nos ocupa como región, y en ese sentido estamos trabajando en la construcción de una estrategia regional, a través de la Iniciativa CARFI."

   "... le insistí en que este es un tema que no sólo debe ser abordado desde la perspectiva de la persecución del delito, a través del fortalecimiento de nuestras policías y nuestros ejércitos, sino que también enfatizando en las políticas de prevención del delito y por lo tanto, la mejor arma para combatir en sí la delincuencia, en la región, es invirtiendo en políticas sociales."

   En su respuesta el mandatario norteamericano dijo: "El Presidente Funes se ha comprometido a crear más oportunidades económicas aquí en El Salvador para que la gente no sienta que debe enrumbarse al norte para mantener a su familia."

   No necesito una palabra más para expresar la esencia de una situación dolorosamente triste.

   La realidad es que muchos jóvenes centroamericanos han sido conducidos por el imperialismo a cruzar una rígida y cada vez más infranqueable frontera, o prestar servicios en las bandas millonarias de los narcotraficantes.

   ¿No sería más justo —me pregunto— una Ley de Ajuste para todos los latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya casi medio siglo? ¿Seguirá creciendo hasta el infinito el número de personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos y las decenas de miles que ya están muriendo cada año en los pueblos a los que usted ofrece una "Alianza Igualitaria"?

Fidel Castro Ruz

Aristide agradece el trabajo de médicos cubanos en Haití

Aristide agradece el trabajo de médicos cubanos en Haití

  • La Brigada Médica cubana labora en Haití desde hace 12 años.
  • Los médicos cubanos han atendido a alrededor del 40 por ciento de los enfermos de cólera.
  • Donde laboran, en 156 centros sanitarios, salvaron 70 mil 890 haitianos enfermos de cólera, con un índice de letalidad inferior al uno por ciento

El expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide agradeció la labor de los médicos cubanos, a su llegada a Puerto Príncipe tras siete años de exilio en Suráfrica.

En conferencia de prensa ofrecida desde la terminal aérea, el exdignatario se refirió en español al trabajo de la Brigada Médica Cubana en Haití.

“Quiero agradecer a los hermanos cubanos, especialmente a los médicos que están en la lucha contra el cólera”, afirmó.

Recalcó, además, que quién sabe cuantas personas hubieran muerto sin su ayuda y sentenció: “ojalá su luz llegue a otros”.

La Brigada Médica cubana labora en Haití desde hace 12 años, pero incrementó su presencia a raíz del brote de cólera el pasado mes de octubre.

Según balances oficiales, esos galenos han atendido a alrededor del 40 por ciento de los enfermos con ese mal, que ha cobrado más de cuatro mil 672 vidas.

Actualmente, los cubanos trabajan en 156 centros sanitarios en todo el territorio nacional, 67 de ellos como parte de un programa conjunto con Venezuela.

Hasta principios de este mes, los especialistas salvaron 70 mil 890 haitianos enfermos de cólera, con un índice de letalidad inferior al uno por ciento