Blogia
kiko.Cuba

Derechos Humanos

Los consorcios mediáticos y el montaje de campañas sistemáticas. “La manipulación del consenso”

Los consorcios mediáticos y el montaje de campañas sistemáticas. “La manipulación del consenso”
  • Las campañas se basan, como regla, en mentiras, medias verdades y tergiversaciones.
  •  A Chile se cita como paradigma de economía liberal exitosa y robusta democracia, mientras el gobierno reprime con saña a estudiantes, mapuches y a su población.
  • Por décadas la maquinaria de propaganda estadunidense se ha empleado a fondo para hacer creer que existe una oposición dentro de Cuba y una dictadura. Sobran pruebas presentadas por La Habana, y revelaciones por Wikileaks de cables secretos entre diplomáticos de EEUU y su Departamento de Estado.

      Al seguir las noticias internacionales podemos constatar patrones de comportamiento. Los consorcios mediáticos montan campañas sistemáticas únicamente contra los gobiernos que no se someten a Washington, defienden su soberanía nacional e intentan conducir políticas económicas más justas.
Estas campañas se basan, como regla, en mentiras, medias verdades y tergiversaciones. En cambio, dirigen cuando más un tibio señalamiento para aparentar “objetividad”, a los gobiernos dóciles que hacen pagar durísimas penalidades sociales a sus poblaciones con la obscena concentración neoliberal de la riqueza y las reprimen con el pretexto de la lucha contra el terrorismo y el narco.
Para comprobarlo no hay más que comparar la cobertura de CNN en español sobre Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia y Argentina con la que hace de gobiernos aliados de Estados Unidos.
Allí esta Chile, al que continúa citando como paradigma de economía liberal exitosa y robusta democracia mientras el gobierno reprime con saña a estudiantes y mapuches y se derrumba la popularidad del presidente.
Cito a CNN en español por su inigualable manipulación informativa –tal vez comparable sólo a la del Grupo Prisa-, pero lo mismo puede decirse de todos los medios corporativos. Ahora bien estas prácticas, no sólo de desinformación, también de empobrecimiento espiritual de las audiencias, exigen un requisito. Se deben fabricar estereotipos, machacándolos un día sí y otro también, de modo que los receptores del mensajes acepten posteriormente cualquier idea relacionada con aquéllos por más irracional y descabellada que pueda ser. Se trata, como ha explicado pormenorizadamente el lingüista Noam Chomsky, de la “manipulación del consenso”.
Según esto, Cuba es una tiranía, violadora sistemática de los derechos humanos que oprime a su pueblo, patraña que desde 1959 se ha dicho y repetido en las escuelas, los púlpitos, las reuniones sociales de las clases acomodadas, los libros tarifados y, por supuesto, en los medios de difusión masiva; usando todos los instrumentos de control culturales e ideológicos de la dominación capitalista. En las últimas décadas la maquinaria de propaganda estadunidense se ha empleado a fondo para hacer creer que existe una oposición dentro de la isla, entendiendo como tal a vividores pagados por la potencia del norte, cuya agenda no interesa a los cubanos. Todo esto es conocido no sólo por las irrefutables pruebas presentadas al respecto por La Habana, sino debido a las inapreciables revelaciones por Wikileaks de los cables secretos(desde o sobre Cuba) cruzados entre sus diplomáticos y el Departamento de Estado. Es muy elocuente que sean los vividores, como la bloguera Yoani Sánchez, el “activista” Elizardo Sánchez o las llamadas damas de blanco, las fuentes sobre Cuba de los citados medios. Es el caso de la última campaña contra La Habana por la muerte –en una inexistente huelga de hambre- del preso común Wilman Villar, convertido en político de la noche a la mañana por estas fuentes. Los medios participantes, siguiendo el “testimonio” de los mercenarios lanzaron el ataque sin escuchar la versión del gobierno cubano. Como es de rigor Washington y algunos de sus amigotes europeos y latinoamericanos les dieron crédito y otra vez atacaron a Cuba con la cantaleta de los derechos humanos. El burro hablando de orejas.
Basta recordar el cuento de las armas “de destrucción masiva” en Irak, o el “bombardeo” de Kadafi a sus propios compatriotas, del cual nunca mostraron una sola prueba, o las cientos de “muertes” de Fidel Castro. En el caso de Irak y Libia la mentira sirvió de pretexto para destruir y desangrar Estados. Usándola desaforadamente, se creó el clima sicológico propicio para las agresión a Libia no obstante ser más evidente que nunca que el capitalismo no puede ofrecer otra cosa a los pueblos que hambre, ignorancia, insalubridad, guerras injustas, devastación ecológica y notables descensos del nivel de vida y las conquistas sociales. Ya no sólo en los países pobres sino en los mismo centros imperiales, como Estados Unidos y la Unión Europea. La mentira es un arma de guerra que puede ser muy peligrosa si no es desenmascarada enarbolando la verdad, como ha hecho Cuba una vez más.
Las calumniosas campañas contra la isla intentan justificar el odioso bloqueo, pero también persiguen sedimentar la hipócrita y criminal noción de moda, el derecho a “proteger” aplicado en Libia. (Angel Guerra Tomado de Rebelión)

La represión violenta contra los “Indignados” de OccupyWallStreet

La represión violenta contra los “Indignados” de OccupyWallStreet
  •    Los Medios dan más espacio a Libia y al asesinato de Gaddafi  que a las demandas de la mayoría de los oprimidos en EEUU, España, Chile y otros países.
  •    A los indignados del  “Occupy” les asiste una causa justa.     
  •    El sincero aliento y apoyo de personalidades honestas. “Las cosas nunca cambian desde arriba, solo se cambia desde abajo”.

     En Wall Street hay de todo; humillaciones y actos represivos de la policía . Uno de los más reprochados, según algunas agencias,  muestra como una decena de agentes acorrala a unas chicas en una malla naranja, las aprietan contra una pared y dentro de la malla pidiendo ayuda, un policía las rocía con spray de pimienta, dejándolas de rodillas en el suelo y gritando de dolor.

    Fuera de esta, varios agentes rodean a otro manifestante hasta reducirlo en el suelo. Más allá arrastran jóvenes, entre ellas chicas a las que esposan con violencia, mientras a otros los meten los golpean y a empujones los apartan de una esquina o los meten en los carros celulares.

   La intervención policiaca, según las agencias noticiosas, ha ido más allá de tratar de proteger las vallas en los alrededores de la Bolsa e impedir el acceso de manifestantes a menos de decenas de metros del edificio.

   El muro de agentes que separa a los corredores de bolsa de los protestantes, ha sido criticado duramente y les tacha de usar medidas de represión ilegales. También por arrestos en marchas real y totalmente pacíficas.

  Sin embargo los grandes medios de EEUU,de Europa o de España --donde comenzó el movimiento de Indignados--,  apenas se limitan a alguna que otra información, imagen, video, donde aparecen los manifestantes y pocas veces  algunos detenidos, más bien policías cuidando.

Dedican enormes espacios a la ¿guerra, o genocidio? en Libia, donde no salen los horrores de esa intervención, a  la captura y asesinato de Gadafi, como si fuera el "Osama Bin Laden" que supuestamente atacó las Torres Gemelas o el "pentágono" en el 2001, o si en Cuba hay 12 mujeres –autollamadas Damas de blanco- protestando.

   Pero celulares y cámaras personales fotografían y filman para colocar en internet la verdad y la realidad de la magnitud de esta movilizaciones y protestas, el grado del estado represivo y las golpizas en las manifestaciones y protestas de los Indignados. Esto ha obligado a que algunos medios viraran sus coberturas hacia allí, porque además el movimiento ha crecido y se ha fortalecido como en el caso de los estudiantes en Chile y por otra parte ha contado con el respaldo de importantes personalidades.

  El intelectual y activista Noam Chomsky, el cineasta y documentalista Michael Moore y la actriz y activista política Susan Sarandon,  están entre estos.

  Chomsky  les envió una carta abierta de apoyo, en la cual calificó de “honorable y valiente” la iniciativa.

  Michael Moore estuvo en  el parque Zucotti, ya denominado como la plaza de la Libertad por los ciudadanos afines al movimiento, lo cual  sorprendió a los instalados quienes agradecieron su solidaridad al decirles que los admiraba "por haber tomado la iniciativa ante los estragos que los bancos han hecho con este país" y les instó a "que no desesperasen", ya que "dentro de 100 años la gente recordará que vinieron a esta plaza y empezaron este movimiento".

No fue lo único que hizo Moore. Durante la promoción de su autobiografía asistió a un programa en el canal CNN y aprovechó para repetir el mensaje de los ‘indignados’. "Estamos en contra de la avaricia y de ese 1% que se queda con 9 pedazos de pizza mientras el 99% tiene que pelear por la última. [...] 46 millones de personas viviendo en la pobreza en Estados Unidos. Eso es un crimen absoluto. ¿Dónde está la rabia? ¿Dónde está la sublevación? Está empezando, está ahí abajo, en Wall Street. Alguien tenía que empezar a hacer algo y eso es lo que estos jóvenes están haciendo. Y se va a extender por todo el país" afirmó, refiriéndose a los acampados y a las ciudades estadounidenses, como Boston o Chicago, algunas de las más de 7 decenas donde se han creado movimientos similares.

Susan Sarandon, embajadora de UNICEF y activista reconocida e involucrada en diferentes causas, también visitó el corazón de la movilización.

La actriz, detenida en 1999 durante una manifestación contra el asesinato de un inmigrante africano a manos de la policía de Nueva York, quiso estar presente en la protesta y los participantes lo han agradecido a través de Twitter, red con la que

Desde esa red  se han hecho eco de algunas de sus reflexiones. Sarandon, ha afirmado “es genial. Las cosas nunca cambian desde arriba, solo se cambia desde abajo”.(Con recopilación agencias)

Violentas represiones a estudiantes en Chile recuerdan dictadura de Pinochet

Violentas represiones a estudiantes en Chile recuerdan dictadura de Pinochet
  • Han sido las jornadas de protestas más intensas y de mayor violencia policial.
  • Cerca de 900 detenidos y un centenar de heridos.
  • Santiago de Chile tuvo escenas que replicaban el facismo de la era Pinochet
  • Ollas y sartenes sonaron en respaldo a los estudiantes en reconocidas zonas de la capital.

 Chile vivió el jueves 4 la jornada de protestas más intensas desde que se instauró la democracia hace más de dos décadas.

La televisión local mostraba imágenes de decenas de miles de personas en las calles de mientras los carabineros y militares reprimían con violencia la movilización.

Las protestas de estudiantiles en Chile dejaron un saldo de 874 detenidos y 90  heridos como consecuencias de la batalla campal que se desató en el centro de Santiago y en otras ciudades de Chile.

   El centro de Santiago fue escenario de cruentas confrontaciones entre manifestantes y uniformados que a muchos hicieron recordar episodios violentos y represivos ocurridos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

   Al enfurecimiento de los estudiantes y profesores se sumó el descontento de miles cde chilenos que protagonizaron en la capital un gran "cacerolazo" contra el Gobierno de Sebastián Piñera, un hecho inédito en 20 años de democracia.

Ollas y sartenes sonaron en respaldo a los estudiantes en reconocidas zonas de la capital chilena como la Plaza Italia y la Plaza Brasil.

Medios locales informaron de pequeñas concentraciones en algunas esquinas de zonas residenciales que contaron con el apoyo de conductores que hicieron sonar las bocinas de sus coches.

   La convocatoria a tomar las calles se realizó a través de las redes sociales, como Twitter, y mensajes de texto al móvil. La acogida fue mayor a la esperada, aunque algunos funcionarios del gobierno trataron de minimizarlo diciendo que esta marcha de estudiantes no tuvo el mismo éxito que las anteriores.

   Los hechos de violencia comenzaron el jueves por la mañana cuando estudiantes de secundaria intentaron realizar una marcha en Santiago, la cual había sido prohibida por el Ministerio del Interior. Horas más tarde miembros de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y el Colegio de Profesores tomaron las calles, pese a no haber sido autorizados.

   El Gobierno de Piñera se había negado a dar el visto bueno a estas manifestaciones debido a los daños que habrían ocasionado las tres marchas anteriores que estos sectores realizaron en las últimas semanas y que reunieron a unas 80.000 personas.

ULTIMÁTUM

   La Confech dio el jueves un ultimátum a Piñera para que presente una nueva propuesta que responda a sus demandas. Esta sería entonces la tercera que tendría que diseñar el gobierno desde que comenzó la crisis hace un par de meses.

   "Invitamos al gobierno a dar respuestas serias, concretas y coherentes con nuestras demandas históricas. Para esto, el Ejecutivo tiene un plazo de seis días, a partir de esta jornada (del jueves) de movilizaciones y protesta nacional", anunció Patricio Contreras, en nombre de la confederación.

  A comienzos de julio, Piñera anunció la creación de un fondo de 4.000 millones de dólares (2.797 millones de euros) en el marco de lo que él mismo denominó "un Gran Acuerdo Nacional por la Educación" (el acuerdo GANE), cuyos principales objetivos son mejorar la calidad, acceso y financiación de la educación superior.

   Pero la propuesta no convenció a los estudiantes, que exigen al Estado aumentar los recursos para la educación, abaratar los precios del transporte público para ese sector, mejorar las condiciones de los créditos que deben pagar los universitarios para financiar sus carreras, reducir las desigualdades en las escuelas públicas y no promover la privatización del sector.(Agencias)

La tragedia de los alimentos

La tragedia de los alimentos

 

•   La ONU calcula en 24 mil – de ellas 18 mil  niños- las personas que cada día mueren en el mundo de hambre o causas relacionadas con ese flagelo.

•   Un tercio de los alimentos producidos en el mundo acaba en la basura.

 
Todos los años se pierden o desperdician alrededor de 1 300 millones de toneladas de alimentos, lo que supone casi un tercio de la producción mundial destinada al consumo humano, algo que afecta gravemente la seguridad alimentaria, denunció este miércoles la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).


Según un estudio del Instituto Sueco de Alimentos y Biotecnología (SIK) realizado para la FAO, la cantidad de alimentos que se pierde cada año equivale a "más de la mitad de la cosecha mundial de cereales (2 300 millones de toneladas en el 2009-2010)", reportó AFP.


El desperdicio de comestibles es un fenómeno habitual en los países industrializados, cuyos consumidores suelen arrojar a la basura alimentos en buen estado: el desperdicio per cápita es de 95-115 kilogramos anuales en Europa y Norteamérica, señala.


Asimismo, los consumidores en los países ricos desperdician al año la misma cantidad de alimentos (222 millones de toneladas) que la totalidad de la producción neta de África subsahariana (230 millones de toneladas., agrega Notimex.


El documento sostiene además que en las naciones en desarrollo el 40 % de las pérdidas ocurre en las fases posteriores a la cosecha y procesamiento, mientras que en los países industrializados más del 40 % se da a nivel de las ventas al por menor y del consumidor.


El Proyecto Hambre, de las Naciones Unidas, calcula en 24 mil las personas, de ellas 18 mil niños, que cada día mueren en el mundo de hambre o causas relacionadas con ese flagelo.


Y la FAO, división del propio organismo mundial encargada de la Alimentación y la Agricultura, agrega que 800 millones, uno de cada ocho terrícolas aproximadamente, sufren de necesidad de comer y desnutrición.

Cuba tiene más de mil 550 ancianos centenarios

Cuba tiene más de mil 550 ancianos centenarios

 

El número de cubanos que actualmente supera los 100 años asciende a 1.551, diez más que los existentes en la isla el año pasado.

La cifra se divulga tras una actualización realizada en febrero al “Estudio de Centenarios en Cuba” que tuvo lugar entre los años 2004-2008, bajo la coordinación del Ministerio de Salud.

Según esa investigación, la “decana” de los centenarios cubanos es Juana de la Candelaria Rodríguez, quien reside en la provincia oriental de Granma y en junio próximo cumplirá 126 años.

La mayoría de los centenarios de la isla viven en   las  provincias de La Habana, Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey y Villa Clara,  esta última considerada la región más envejecida del país.

El periódico resalta que la longevidad “como indicador de calidad de vida es una conquista social” y apunta que los que sobrepasan los 100 años en el país reciben “una atención especializada”.

Las mujeres sobrepasan en un 20 por ciento a los hombres dentro del grupo de centenarios en Cuba, donde la esperanza de vida al nacer es de 78 años promedio (76 para los hombres y 80,02 para las mujeres).

En 2010 se confirmó la tendencia de un envejecimiento creciente en el censo de la isla, donde se estima que dentro de dos décadas un 30 por ciento de sus habitantes superarán los 60 años.

Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas indican que más de dos de los 11,2 millones de personas que viven en Cuba se encuentran en la tercera edad (mayores de 60 años), y un 75 por ciento de ellas supera los 65 años, lo que demuestra el envejecimiento de la población.

Este y otros temas serán parte de la agenda del IX Seminario Internacional Longevidad Satisfactoria, que se celebrará en La Habana del 23 al 27 de mayo, con el tema central de “Longevidad y Medio Ambiente, Medio Ambiente Social”.

Las mujeres sobrepasan en un 20 por ciento a los hombres dentro del grupo de centenarios en Cuba, donde la esperanza de vida al nacer es de 78 años promedio (76 para los hombres y 80,02 para las mujeres). (Con información de EFE)

Reconoce Clinton ayuda de Cuba a Haití

Reconoce  Clinton ayuda de Cuba a Haití

 

  • Admite la importancia de la colaboración cubana
  • Cuba trabaja en coordinación con el ALBA y bajo las indicaciones y prioridades del Gobierno haitiano.
  • Los cubanos en Haití han atendido cerca de dos millones de pacientes gratuitamente.
  • El personal cubano no ha registrado muertes por cólera en los últimos 77 días.

William Clinton, ex Presidente de EE.UU. y enviado especial de la ONU para Haití, admitió la importancia de la colaboración cubana con ese empobrecido país, devastado por un sismo en 2010 y víctima de una epidemia de cólera.

   El reconocimiento fue transmitido a Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, por Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia, durante una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, dedicada a la reconstrucción del territorio haitiano.

   “Clinton me encargó manifestarle su agradecimiento a Cuba por su trabajo en Haití”, dijo Santos, cuando Rodríguez Parrilla finalizó su intervención ante la sesión del Consejo de Seguridad, que durante abril preside Colombia, según la agencia noticiosa Prensa Latina.

   Rodríguez Parrilla, al hablar este miércoles en la sesión especial del Consejo de Seguridad, afirmó que los esfuerzos de su país en Haití se concentran en el área de la salud pública, como elemento clave de la sostenibilidad y la estabilidad social de esa nación.

   Se trata de un programa de reconstrucción del sistema nacional de salud, cuya esencia radica en satisfacer las necesidades sanitarias del 75 por ciento de la población más necesitada, con un mínimo de gastos, dijo.

   Precisó que ese trabajo avanza en coordinación con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y bajo las indicaciones y prioridades del Gobierno haitiano.

   Desde el día del sismo, los trabajadores cubanos de la salud en Haití han atendido a casi dos millones de pacientes, realizado más de 36 mil intervenciones quirúrgicas y ocho mil 500 partos y aplicado 465 mil tratamientos de rehabilitación, expuso.

   Añadió que los servicios se prestan en 23 hospitales comunitarios de referencia, 30 salas de rehabilitación, 13 centros de salud, dos posiciones quirúrgicas oftalmológicas y en el Laboratorio de Salud Pública.

   El jefe de la diplomacia cubana aseveró que los médicos de cubanos también han enfrentado la epidemia de cólera que afecta a Haití desde octubre pasado, para lo cual crearon 67 unidades que han atendido más de 73 mil pacientes, la tercera parte de todos los casos asistidos en esa nación.

   De esa cifra, fallecieron solo 272, para una tasa de letalidad de 0.37 por ciento, cinco veces inferior a la del resto de las instituciones presentes en Haití, precisó.

   Agregó que el personal cubano no ha registrado muertes por cólera en los últimos 77 días.

   Además, el ministro criticó el incumplimiento de los compromisos internacionales para la reconstrucción de Haití y reiteró la disposición de Cuba a trabajar con todo país u organización para el desarrollo del sistema de salud de esa nación haitiana.

   Indicó que los montos de asistencia financiera y material comprometidos no se han desembolsado, como tampoco se ha respetado la voluntad del Gobierno de Puerto Príncipe, ni se ha prestado atención a sus prioridades.

   La reconstrucción de Haití, con la cual todos nos comprometimos, es una tarea pendiente, afirmó Rodríguez Parrilla.

   Recordó que, hace un año, más de 150 gobiernos y otros actores internacionales prometieron nueve mil millones de dólares con ese objetivo, de los cuales cinco mil se desembolsarían en los primeros dos años.

   Pero, precisó, lo ocurrido desde entonces no ha sido consistente con el espíritu que primó en aquella conferencia y muchos de los autoproclamados principales donantes continúan dedicando exorbitantes recursos a la guerra y la intervención militar.

   Al respecto, significó que no se ha respetado la voluntad del Gobierno haitiano, ni se ha prestado atención a sus prioridades.

   Tras el terremoto, Haití parecía ser despedazada por los gobiernos de los países más poderosos que distribuían sus ayudas, de manera arbitraria y arrogante, mediante sus voraces compañías y algunas de sus más ricas Organizaciones No Gubernamentales, añadió.

   El titular de Relaciones Exteriores subrayó la importancia de los recursos aportados por Venezuela, y de la labor conjunta desarrollada con Brasil, a través de un Acuerdo Tripartito con Haití.

   Acerca del apoyo de otros países para la ejecución del programa de salud, apuntó a Namibia, Noruega, Sudáfrica, Australia y España, los cuales han aportado, junto a grupos de donantes individuales, algo más de tres millones 500 mil dólares.

   El ministro cubano manifestó que Haití no precisa de una fuerza de ocupación y no es ni puede convertirse en protectorado de Naciones Unidas, cuyo papel es apoyar al Gobierno y al pueblo haitianos en consolidar su soberanía y autodeterminación.

   La Misión de la ONU en Haití (MINUSTAH) no tiene prerrogativas políticas para inmiscuirse en asuntos internos, que solo competen a los haitianos, ni debe hacerlo, advirtió.

   No puede aceptarse que (ese contingente) sea partícipe de las opciones electorales o que presione a las autoridades soberanas en un sentido u otro. Tampoco tiene ninguna autoridad para hablar a nombre de Haití, enfatizó.

   Rodríguez Parrilla resaltó que el problema humanitario en esa empobrecida nación no es un tema que competa al Consejo de Seguridad, sino a la Asamblea General, de la cual usurpa frecuentemente -como ahora- sus facultades.

Entre la emigración y el crimen

Entre la emigración y el crimen

 

  • ¿No sería más justo una Ley de Ajuste para todos los latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya casi medio siglo?
  • Seguirá creciendo hasta el infinito el número de personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos.
  • Entre las 50 ciudades más violentas del mundo México reúne el 25 % . La primera es Juárez con un 35% más que Kandahar, en Afganistan, la segunda, y San Pedro Sula, de Honduras la tercera.

  Los latinoamericanos no son criminales natos ni inventaron las drogas.

  Los aztecas, los mayas, y otros grupos humanos precolombinos de México y Centroamérica, por ejemplo, eran excelentes agricultores y ni siquiera conocían el cultivo de la coca.

   Los quechuas y aymaras fueron capaces de producir nutritivos alimentos en perfectas terrazas que seguían las curvas de nivel de las montañas. En altiplanos que sobrepasaban a veces los tres y cuatro mil metros de altura, cultivaban la quinua, un cereal rico en proteínas, y la papa.

   Conocían y cultivaban también la planta de coca, cuyas hojas masticaban desde tiempos inmemorables para mitigar el rigor de las alturas. Se trataba de una costumbre milenaria que los pueblos practican con productos como el café, el tabaco, el licor u otros.

   La coca era originaria de las abruptas laderas de los Andes amazónicos. Sus pobladores la conocían desde mucho antes del Imperio Inca, cuyo territorio, en su máximo esplendor, se extendía en el espacio actual del Sur de Colombia, todo Ecuador, Perú, Bolivia, el Este de Chile, y el Noroeste de Argentina; que sumaba cerca de dos millones de kilómetros cuadrados.

   El consumo de la hoja de coca se convirtió en privilegio de los emperadores Incas y de la nobleza en las ceremonias religiosas.

   Al desaparecer el Imperio tras la invasión española, los nuevos amos estimularon el hábito tradicional de masticar la hoja para extender las horas de trabajo de la mano de obra indígena, un derecho que perduró hasta que la Convención Única sobre Estupefacientes de Naciones Unidas prohibió el uso de la hoja de coca, excepto con fines médicos o científicos.

   Casi todos los países la firmaron. Apenas se discutía cualquier tema relacionado con la salud. El tráfico de cocaína no alcanzaba entonces su enorme magnitud actual. En los años transcurridos se han creado gravísimos problemas que exigen análisis profundos.

   Sobre el espinoso tema de la relación entre la droga y el crimen organizado la propia ONU afirma delicadamente que "Latinoamérica es ineficiente en el combate al crimen."

   La información que publican distintas instituciones varía debido a que el asunto es sensible. Los datos a veces son tan complejos y variados que pueden inducir a confusión. De lo que no cabe la menor duda es que el problema se agrava aceleradamente.

   Hace casi un mes y medio, el 11 de febrero de 2011, un informe publicado en la Ciudad de México por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de ese país, ofrece interesantes datos sobre las 50 ciudades más violentas del mundo, por el número de homicidios ocurridos en el año 2010. En él se afirma que México reúne el 25% de ellas. Por tercer año consecutivo la número uno corresponde a Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

   A continuación expone que "... ese año la tasa de homicidios dolosos de Juárez fue 35% superior a la de Kandahar, Afganistán —la número dos en el ranking— y 941% superior a la de Bagdad... ", es decir, casi diez veces superior a la capital de Irak, ciudad que ocupa el número 50 de la lista.

   Casi de inmediato añade que la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras, ocupa el tercer lugar con 125 homicidios por cada 100 000 habitantes; siendo solo superada por Ciudad Juárez, en México, con 229; y Kandahar, Afganistán, con 169.

   Tegucigalpa, Honduras, ocupa el sexto con 109 homicidios, por cada 100 000 habitantes.

   De este modo se puede apreciar que Honduras, la de la base aérea yanki de Palmerola, donde se produjo un Golpe de Estado ya bajo la presidencia de Obama, tiene dos ciudades entre las seis en que se producen más homicidios en el mundo. Ciudad de Guatemala alcanza 106.

   De acuerdo a dicho informe, la ciudad colombiana de Medellín, con 87,42 figura también entre las más violentas de América y el mundo.

   El discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Salvador, y su posterior conferencia de prensa, me condujeron al deber de publicar estas líneas sobre el tema.

   En la Reflexión de marzo 21 le critiqué su falta de ética al no mencionar en Chile siquiera el nombre de Salvador Allende, un símbolo de dignidad y valentía para el mundo, quien murió como consecuencia del golpe de Estado promovido por un Presidente de Estados Unidos.

   Como conocía que al día siguiente visitaría El Salvador, un país centroamericano símbolo de las luchas de los pueblos de nuestra América que más ha sufrido como consecuencia de la política de Estados Unidos en nuestro hemisferio, dije: "Allí tendrá que inventar bastante, porque en esa hermana nación centroamericana, las armas y los entrenadores que recibió de los gobiernos de su país, derramaron mucha sangre."

   Le deseaba buen viaje y "un poco más de sensatez." Debo admitir que en su largo periplo, fue un poco más cuidadoso en el último tramo.

   Monseñor Oscar Arnulfo Romero era un hombre admirado por todos los latinoamericanos, creyentes o no creyentes, así como los sacerdotes jesuitas cobardemente asesinados por los esbirros que Estados Unidos entrenó, apoyó y armó hasta los dientes. En El Salvador, el FMLN, organización militante de izquierda, libró una de las luchas más heroicas de nuestro continente.

   El pueblo salvadoreño le concedió la victoria al Partido que emergió del seno de esos gloriosos combatientes, cuya historia profunda no es hora de construir todavía.

   Lo que urge es enfrentar el dramático dilema que vive El Salvador, del mismo modo que México, el resto de Centroamérica y Suramérica.

   El propio Obama expresó que alrededor de 2 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, lo cual equivale al 30% de la población de ese país. La brutal represión desatada contra los patriotas, y el saqueo sistemático de El Salvador impuesto por Estados Unidos, obligó a cientos de miles de salvadoreños a emigrar a aquel territorio.

   Lo nuevo es que, a la desesperada situación de los centroamericanos, se une el fabuloso poder de las bandas terroristas, las sofisticadas armas y la demanda de drogas, originadas por el mercado de Estados Unidos.

   El Presidente de El Salvador en el breve discurso que precedió al del visitante, expresó textualmente: "Le insistí que el tema del crimen organizado, la narcoactividad, la inseguridad ciudadana no es un tema que ocupe sólo a El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua y ni siquiera México o a Colombia; es un tema que nos ocupa como región, y en ese sentido estamos trabajando en la construcción de una estrategia regional, a través de la Iniciativa CARFI."

   "... le insistí en que este es un tema que no sólo debe ser abordado desde la perspectiva de la persecución del delito, a través del fortalecimiento de nuestras policías y nuestros ejércitos, sino que también enfatizando en las políticas de prevención del delito y por lo tanto, la mejor arma para combatir en sí la delincuencia, en la región, es invirtiendo en políticas sociales."

   En su respuesta el mandatario norteamericano dijo: "El Presidente Funes se ha comprometido a crear más oportunidades económicas aquí en El Salvador para que la gente no sienta que debe enrumbarse al norte para mantener a su familia."

   No necesito una palabra más para expresar la esencia de una situación dolorosamente triste.

   La realidad es que muchos jóvenes centroamericanos han sido conducidos por el imperialismo a cruzar una rígida y cada vez más infranqueable frontera, o prestar servicios en las bandas millonarias de los narcotraficantes.

   ¿No sería más justo —me pregunto— una Ley de Ajuste para todos los latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya casi medio siglo? ¿Seguirá creciendo hasta el infinito el número de personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos y las decenas de miles que ya están muriendo cada año en los pueblos a los que usted ofrece una "Alianza Igualitaria"?

Fidel Castro Ruz

Aristide agradece el trabajo de médicos cubanos en Haití

Aristide agradece el trabajo de médicos cubanos en Haití
  • La Brigada Médica cubana labora en Haití desde hace 12 años.
  • Los médicos cubanos han atendido a alrededor del 40 por ciento de los enfermos de cólera.
  • Donde laboran, en 156 centros sanitarios, salvaron 70 mil 890 haitianos enfermos de cólera, con un índice de letalidad inferior al uno por ciento

El expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide agradeció la labor de los médicos cubanos, a su llegada a Puerto Príncipe tras siete años de exilio en Suráfrica.

En conferencia de prensa ofrecida desde la terminal aérea, el exdignatario se refirió en español al trabajo de la Brigada Médica Cubana en Haití.

“Quiero agradecer a los hermanos cubanos, especialmente a los médicos que están en la lucha contra el cólera”, afirmó.

Recalcó, además, que quién sabe cuantas personas hubieran muerto sin su ayuda y sentenció: “ojalá su luz llegue a otros”.

La Brigada Médica cubana labora en Haití desde hace 12 años, pero incrementó su presencia a raíz del brote de cólera el pasado mes de octubre.

Según balances oficiales, esos galenos han atendido a alrededor del 40 por ciento de los enfermos con ese mal, que ha cobrado más de cuatro mil 672 vidas.

Actualmente, los cubanos trabajan en 156 centros sanitarios en todo el territorio nacional, 67 de ellos como parte de un programa conjunto con Venezuela.

Hasta principios de este mes, los especialistas salvaron 70 mil 890 haitianos enfermos de cólera, con un índice de letalidad inferior al uno por ciento